fbpx
loader image

Ante la inminencia de un nuevo concurso resurge una vieja pelea por la jefatura de los servicios de Salud Mental

Tras doce años de encontrarse suspendidos, el retorno de los concursos para cubrir funciones vacantes o interinas en hospitales bonaerenses despertó una antigua disputa en torno a las jefaturas de los servicios de Salud Mental. Tradicionalmente excluidos de esos cargos, los psicólogos acusaron ayer al Colegio de Médicos de ejercer presiones corporativas para que sólo los psiquiatras accedan a ellos, y le reclamaron a las autoridades sanitarias de la Provincia que no cercenen su derecho profesional.
Aunque apenas conocida fuera de los ámbitos hospitalarios, la pelea por la jefatura de las salas de Salud Mental cobró estado público en los últimos días cuando el Colegio de Psicólogos de La Plata -mediante una solicitada en este diario- le reclamó al ministerio de Salud bonaerense igualdad de oportunidades con los psiquiatras para acceder a puestos jerárquicos a través del próximo llamado a concurso.
Lo cierto es que ese reclamo no tardó en volverse una acusación al trascender lo que los psicólogos consideran «un nuevo caso de discriminación profesional». El episodio ocurrió en el Hospital Presidente Perón de Avellaneda, donde una psicóloga que había ganado la selección interna para el cargo de jefa del Servicio de Salud Mental fue impugnada por el ministerio de Salud bonaerense sólo por su disciplina profesional.
«El motivo de la impugnación fue el mismo que ha utilizado el Ministerio muchas veces por presiones del Colegio de Médicos: que los psicólogos no podemos dirigir los servicios de Salud Mental porque no estamos habilitados para recetar medicamentos y, por tanto, no podemos supervisar las tareas de un psiquiatra. Se trata de un argumento que no sólo resulta absurdo sino que no se condice tampoco ni con la ley ni con la realidad de los hospitales», sostiene Silvia Guanciarossa, la secretaria general del Colegio de Psicólogos de La Plata.
ARGUMENTOS
«La realidad es que hoy en muchos hospitales la gran mayoría de las prácticas que se realizan en salud mental son tratamientos llevados adelante por psicólogos. Aún así, como sucede por ejemplo en el Larraín de Berisso, los servicios siguen llamándose salas de Psiquiatría y Psicología Médica, por lo cual no le permiten a los psicólogos, por más experiencia que tengan, llegar a ser alguna vez jefes», explica Guanciarossa.
Más allá de esas circunstancias existe sin embargo «un hecho indiscutible: la Ley Nacional de Salud Mental. Desde noviembre de 2010 esa norma establece explícitamente que todas las profesiones del equipo interdisciplinario de salud mental están en igualdad de condiciones para ejercer las funciones de dirección de los servicios», agrega la secretaria del Colegio.
Lo mismo señalan desde la Cicop. «Desde que rige la Ley de Salud Mental todos los profesionales de los equipos interdisciplinarios de salud mental tienen derecho de ejercer la jefatura», explica Pablo Torres, el secretario general del gremio, quien por esa causa hizo una presentación ante el ministerio de Salud bonaerense semanas atrás.
Si bien las autoridades del Ministerio nunca contestaron las consultas de EL DIA en torno al reclamo de los psicólogos, fuentes de esa cartera explicaron ayer que la postura oficial se basa en un fallo dictado por la Suprema Corte de Justicia bonaerense en agosto de 2007. Aquel fallo -que ponía fin al reclamo de una psicóloga impugnada en el Hospital Evita de Lanús en 1999- se basó en la imposibilidad de los psicólogos de supervisar a psiquiatras por no estar habilitados para prescribir medicamentos.
Frente a esa postura, tanto el Colegio de Psicólogos como la Cicop coinciden en señalar lo «insostenible» de su argumento. «La jefatura pasa por la gestión y no por la supervisión de saberes -dicen-. Porque si hiciera falta conocer todas las competencias para ejercer una jefatura, no sólo un psiquiatra tampoco podría supervisar a un psicólogo sino que el ministro de Salud tendría que ser un médico experto en todo».
NOMBRES
Contra lo que establece una resolución del propio ministerio de Salud, en muchos hospitales bonaerenses los servicios de Salud Mental no llevan esta denominación sino una variedad de nombres que ponen énfasis en el abordaje psiquiátrico; lo que impide que los psicólogos puedan siquiera inscribirse para aspirar a su jefatura
Eduardo Montoro
Autor: Eduardo Montoro

Mi nombre es Eduardo Montoro, soy del 68, estoy casado con Graciela y tengo un hijo, Juan Manuel.
Tengo un largo recorrido académico, definido por un amigo como el viaje de Frodo, no porque sea como Frodo, sino por las peripecias que tuve que pasar, algunas en Italia otras en Argentina. En ese viaje obtuve varios reconocimientos académicos:
• Licenciado en Psicologia, Universidad Católica de Cuyo.
• Master en Psicología de Counselling, Università Europea di Roma
• Profesor de Psicología, Universidad de Mendoza
• Licenciado en Filosofía Sistemática con orientación Lexicográfica, Pontificia Università Gregoriana
• Licenciado en Filosofía del Derecho, Universidad Católica de Cuyo
• Y cuatro años de Teología, no acreditados oficialmente en ninguna universidad, pero que equivalen a una licencia.
Actualmente resido en San Juan, Argentina y mi hobby es salir a andar en moto en duro por los cerros sanjuaninos.
Pero lo que más me apasiona es ver crecer a las personas, superarse, en las más difíciles e inimaginables circunstancias.

Tours in mendoza
X

¿Desde dónde
nos escribes?

Tours in mendoza USA
Reservar cita GolpeDigital