fbpx
loader image


Esta mañana me acordé que en algún lugar de mi computadora estaba ‘Psicología Humana’ de Castellani. Me dije ese sí que es un libro digno de estar en este sitio. Pero ya está online puesto por mi archienemigo Scrib, una especie de chantajista del material libre que anda por la red. Pero dejemos eso de lado, en realidad lo que me hizo calentar un poco primero y después subido a la inercia de la calentura me dictó estas líneas fue una frase que encontré en el prólogo: “lo que en Psicología no es tan antiguo como el mundo es falso”, en realidad está usada con buena intención, una intención apologética para defender a Castellani, pero ya sabemos lo que la apologética produce y a donde conduce ese voluntarismo travestido de racionalidad. El adjetivo ‘travestido’ no es mero tintineo culto y elegante, pretende hacer resonar sus derivas vulgares hodiernas. La apología es el ‘travesti’ de la razón, es esa pervertida metamorfosis de los mecanimos racionales que en suprema y soberana libertad buscan enriquecerse de su objeto, la verdad, en un agresivo mecanismo de defensa que pretende imponerle al otro que recorra exactamente el camino trazado de antemano. La condena del Minotauro para la razón, tu liberación está en seguir a pie juntillas el laberinto. Así puesto el problema el único modo de escapar es por arriba, saltando el laberinto, negando su paradigma, y alzando la espada de Teseo escapar despanzurrando el Minotauro.
Pero dejémonos de metáforas y vamos a la frase: “lo que en Psicología no es tan antiguo como el mundo es falso” estúpida petición de principio si las hay. Si llevamos sus exigencias a fondo, que es el modo de testear la salud de un principio, nos conduciría a la absurda conclusión de que la psicología jamás habría existido, porque todo estudio o investigación debería apoyarse en un fundamento anterior y así ad infinitum, hasta el mismo comienzo del mundo de la humanidad. No habría verdad ni descubrimiento, que fuese tal, sin tener la necesidad absoluta de apoyarlo en algo tan antiguo como el mundo.
De rodillas Señor líbranos de los apologetas.
Por otro lado ese principio es también el horcón del rancho de los conservadurismos rancios, si lo damos vuelta como a un guante viene a decir «toda novedad es falsa», por el solo hecho de ser novedad.  En fin, ya hice catarsis, se me va pasando la calentura, pero es curioso y digno de análisis psicológico personal. El conservadurismo y el progresismo girocopernicano me provocan sentimientos encontrados, por contrapuestos. Cuando encuentro algo fosilizante del espíritu como la antedicha frase me recontracaliento, en lenguage menos vulgar viene a ser una especie de rabia, ira contenida y bronca. En cambio, cuando encuentro la huellas de un espíritu deconstructor, a la Foucault o a la Derridà, me vienen nauseas y fobia, una profunda necesidad de vomitar y salir corriendo. ¿De donde y por qué? Ni idea….
El que salió corriendo por un rato y me dejó solo fue Tom Bombadil. Permiso, tengo que ir a buscarlo y explicarle que será uno de mis últimos exabruptos.
Saludos y Don diló, diló, diló.

Eduardo Montoro
Autor: Eduardo Montoro

Mi nombre es Eduardo Montoro, soy del 68, estoy casado con Graciela y tengo un hijo, Juan Manuel.
Tengo un largo recorrido académico, definido por un amigo como el viaje de Frodo, no porque sea como Frodo, sino por las peripecias que tuve que pasar, algunas en Italia otras en Argentina. En ese viaje obtuve varios reconocimientos académicos:
• Licenciado en Psicologia, Universidad Católica de Cuyo.
• Master en Psicología de Counselling, Università Europea di Roma
• Profesor de Psicología, Universidad de Mendoza
• Licenciado en Filosofía Sistemática con orientación Lexicográfica, Pontificia Università Gregoriana
• Licenciado en Filosofía del Derecho, Universidad Católica de Cuyo
• Y cuatro años de Teología, no acreditados oficialmente en ninguna universidad, pero que equivalen a una licencia.
Actualmente resido en San Juan, Argentina y mi hobby es salir a andar en moto en duro por los cerros sanjuaninos.
Pero lo que más me apasiona es ver crecer a las personas, superarse, en las más difíciles e inimaginables circunstancias.

Tours in mendoza
X

¿Desde dónde
nos escribes?

Tours in mendoza USA
Reservar cita GolpeDigital