fbpx
loader image

Curiosamente escuché que un importante periodista inglés, del The Guardian,  lo comparó a Nestor con Franklin Delano Roosevelt, nosotros también, por medio de la pluma de Castellani…

 

Murió don Franklin Delano

todo acaba todo muere.

Murió don Franklin Delano.

Miserere.

 

Murió uno de los Tres Grandes.

Nadie es grande sino Dios.

Murió uno de los tres grandes.

Quedan dos.

 

Murió sin ver la

Victoria

sin ver el fin de la guerra.

Su conquista más notoria

son siete palmos de tierra.

 

Murió cuando no pensaba.

Se acabó en un brusco hipo,

con todo lo que esperaba.

Pobre tipo.

 

Se acabó la

Casa Blanca

el caviar, la vita

bona;

lo hundió de un golpe de tranca

la Pelona.

 

Murió temprano Delano

nadie muere cuando quiere.

Murió el Panamericano.

Miserere.

 

 

Ya no ganará elecciones,

ya no será reelegido.

Su alma llena de pasiones

¿dónde ha ido?

 

Feneció como en la tierra

fenece la frágil flor,

sin ver el fin de la Guerra

ni el Mundo Nuevo y Mejor.

 

Quería salvar el mundo

la Cultura Occidental

y la Argentina. Recemos

por los que nos hacen mal.

 

¿Qué se han hecho los extremos

adónde quiso subir?

Todo se acabó. Recemos.

Todos hemos de morir.

 

Pasó su nombre a la gloria

su alma al «Ente Universal»,

dice Crítica. La Historia

le dedicará un fanal.

 

Le dedicará un fanal

la Historia ni que decir.

Si el pobre ha acabado mal

de mucho le va a servir.

 

Su estampa a cuatro columnas

que ha publicado La prensa

lo consolará en su tumba

si está allá donde uno piensa.

 

Murió don Franklin Delano

nadie por eso se altere.

Acaba todo lo humano.

Miserere.

 

 

Morirán todos los otros.

Aprendan que todo es vano,

si hay alguno entre nosotros

medio aprendiz de tirano.

 

Ninguno exulte o se mofe,

ninguno se desespere.

Todos echarán el bofe.

Miserere.

 

Piensen todos en la Pálida

que a todos apunta y tira.

Vayan limpiando las ánimas

de mentira.

 

Querer pararla es en vano.

No esperen que los espere.

Morirán como Delano.

Miserere.

 

Miserere ei, Dómine, secundum magnam misericordiam tuam.

Et secundum multitúdinem

miserationum tuarum déle iniquitatem ejus

 

(Traducción libre del Miserere en latín que se rezó en la Catedral de Buenos Aires

el 16 de abril de 1945, enviada por Sancho I desde su prisión de la Patagonia).

 

Leonardo Castellani

Eduardo Montoro
Autor: Eduardo Montoro

Mi nombre es Eduardo Montoro, soy del 68, estoy casado con Graciela y tengo un hijo, Juan Manuel.
Tengo un largo recorrido académico, definido por un amigo como el viaje de Frodo, no porque sea como Frodo, sino por las peripecias que tuve que pasar, algunas en Italia otras en Argentina. En ese viaje obtuve varios reconocimientos académicos:
• Licenciado en Psicologia, Universidad Católica de Cuyo.
• Master en Psicología de Counselling, Università Europea di Roma
• Profesor de Psicología, Universidad de Mendoza
• Licenciado en Filosofía Sistemática con orientación Lexicográfica, Pontificia Università Gregoriana
• Licenciado en Filosofía del Derecho, Universidad Católica de Cuyo
• Y cuatro años de Teología, no acreditados oficialmente en ninguna universidad, pero que equivalen a una licencia.
Actualmente resido en San Juan, Argentina y mi hobby es salir a andar en moto en duro por los cerros sanjuaninos.
Pero lo que más me apasiona es ver crecer a las personas, superarse, en las más difíciles e inimaginables circunstancias.

Tours in mendoza
X

¿Desde dónde
nos escribes?

Tours in mendoza USA
Reservar cita GolpeDigital