fbpx
loader image

La estimulación eléctrica del cerebro puede mejorar de forma instantánea el utocontrol

El autocontrol puede ser aumentado mediante pequeños impulsos eléctricos por medio de electrodos colocados en el cuero cabelludo, según un nuevo estudio.
Los neurocientíficos han utilizado con éxito un nuevo tipo de estimulación cerebral para actuar en un sistema de frenos mentales situados en la corteza prefrontal, el área del cerebro encima de los ojos.
El estudio, publicado en The Journal of Neuroscience, dio a los participantes una prueba simple de autocontrol (Wessel et al., 2013).
Esto les implicó tratar de parar de presionar un botón de forma rutinaria cuando de repente se les da una orden auditiva inesperada.
Los participantes tuvieron electrodos colocados en la cabeza para lograr la estimulación eléctrica en la zona precisa del cerebro que tiene un efecto inhibidor sobre el comportamiento.
La corriente eléctrica que pasa a través del cerebro era relativamente pequeña, y de modo imperceptible para los participantes.
La parte del cerebro específica, en la corteza prefrontal, es un componente crucial en el sistema inhibitorio que frena y detiene cierto tipo de comportamiento.
A veces los participantes incrementaron la inhibición de los comportamientos de pulsar el botón al ser estimulados electricamente.
Los resultados mostraron que la estimulación eléctrica ayudó a inhibir el pulsado del botón.
Uno de los autores del estudio, Nitin Tandon, MD, explicó:
«Hay un circuito en el cerebro para inhibir o frenar las respuestas. Creemos que somos los primeros en mostrar que podemos mejorar este sistema de frenos con estimulación cerebral «.
Aunque la investigación está lejos de ser capaz de mejorar el autocontrol humano a un nivel general, demuestra que es posible afectar el sistema inhibitorio del cerebro con la aplicación de corrientes eléctricas en determinadas circunstancias.
Es particularmente interesante porque la estimulación cerebral eléctrica generalmente altera la actividad cerebral.
En este caso, sin embargo, la estimulación tuvo un efecto coherente y positivo en el comportamiento.
Y todo esto hecho con corrientes eléctricas tan bajas que los participantes en el estudio no pudieron percibirlo.

Eduardo Montoro
Autor: Eduardo Montoro

Mi nombre es Eduardo Montoro, soy del 68, estoy casado con Graciela y tengo un hijo, Juan Manuel.
Tengo un largo recorrido académico, definido por un amigo como el viaje de Frodo, no porque sea como Frodo, sino por las peripecias que tuve que pasar, algunas en Italia otras en Argentina. En ese viaje obtuve varios reconocimientos académicos:
• Licenciado en Psicologia, Universidad Católica de Cuyo.
• Master en Psicología de Counselling, Università Europea di Roma
• Profesor de Psicología, Universidad de Mendoza
• Licenciado en Filosofía Sistemática con orientación Lexicográfica, Pontificia Università Gregoriana
• Licenciado en Filosofía del Derecho, Universidad Católica de Cuyo
• Y cuatro años de Teología, no acreditados oficialmente en ninguna universidad, pero que equivalen a una licencia.
Actualmente resido en San Juan, Argentina y mi hobby es salir a andar en moto en duro por los cerros sanjuaninos.
Pero lo que más me apasiona es ver crecer a las personas, superarse, en las más difíciles e inimaginables circunstancias.

Tours in mendoza
X

¿Desde dónde
nos escribes?

Tours in mendoza USA
Reservar cita GolpeDigital