fbpx
loader image


Les dejo una nota de la Nación sobre recientes declaraciones de Benedicto XVI sobre los problemas sexuales dentro de la Iglesia. Sería mejor buscar la fuente original (addenda: siga el link, gracias cande), pero no tengo tiempo, por ahora. De todos modos me llama la atención lo bien formulada que está la pregunta: «Debemos preguntarnos qué estuvo mal en nuestro mensaje, en la manera completa de configurar el ser cristiano, que permitió que este tipo de cosa ocurriera. Debemos encontrar una nueva determinación en la fe y en la bondad.«. Poniendo entre paréntesis que el emergente de toda caída sobrenatural, en cualquier época histórica, es la falta de tensión y fidelidad a Dios, déjenme formular lo que yo considero la piedra de tropiezo actual (no emergente de la caída sino mediación que la hace posible) de la Iglesia en esta materia: «una antropología incompleta». En realidad no es actual, en realidad mi pensamiento es que en este tema el «rostro de la Iglesia siempre estuvo cubierto de polvo», pero sin la soda cáustica de los medios de comunicación masiva el maquillaje del poder pudo mantenerlo oculto en la historia. Hoy los revoques de cosmético se caen a pedazos bajo la ácida difusión de todo lo oculto, ojalá sea motivo de purificación y de que puedan escuchar alguna voz distinta, con respuestas renovadas y no las estereotipadas fórmulas de siempre.
CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Benedicto XVI aseguró que la Iglesia debe reflexionar sobre los errores en su mensaje y en la vida cristiana en general, que permitieron la diseminación de los abusos sexuales contra menores de edad cometidos por sacerdotes y religiosos.
Benedicto XVI subrayó que muchos sacerdotes hacen obras honestas y buenas, pero dijo que las revelaciones de abusos durante este año alcanzaron una «dimensión inimaginable» que requirió que la iglesia aceptara la «humillación» como un llamado para la renovación.
«Debemos preguntarnos qué es lo que podemos hacer para reparar tanto como sea posible las injusticias que ocurrieron», dijo Benedicto XVI. «Debemos preguntarnos qué estuvo mal en nuestro mensaje, en la manera completa de configurar el ser cristiano, que permitió que este tipo de cosa ocurriera. Debemos encontrar una nueva determinación en la fe y en la bondad».
El Pontífice dijo que la Iglesia debe entrenar mejor a sus sacerdotes para que los abusadores no sean ordenados y que debe descubrir la forma de ayudar a sanar a las víctimas de sacerdotes pedófilos.
El Papa hizo estas declaraciones ante cardenales y obispos en el Vaticano, reunidos para su tradicional discurso de Navidad, una presentación muy esperada que el Sumo Pontífice utiliza para abordar asuntos cruciales sobre los que desea que reflexione la jerarquía eclesiástica.
Asimismo, Benedicto XVI reconoció que el escándalo es el resultado de los pecados dentro de la Iglesia y que como resultado la Iglesia misma debe arrepentirse y enmendar sus errores con las víctimas.
El escándalo por abusos sexuales surgió en Estados Unidos en 2002, pero alcanzó un nivel mundial este año con las revelaciones de miles de víctimas de religiosos que encubrieron a los sacerdotes pedófilos en múltiples partes del mundo y autoridades del Vaticano que no quisieron atender los casos.
También surgieron dudas sobre la forma en la que el mismo Benedicto XVI manejó los casos tanto como arzobispo en Munich o como líder de la oficina del Vaticano que se hizo cargo de los casos.
«Conocemos la gravedad particular de este pecado cometido por los sacerdotes y nuestra responsabilidad correspondiente», dijo el Papa a los prelados reunidos en la Sala Regia del palacio apostólico del Vaticano. «La destrucción psicológica de los niños, cuando los seres humanos son reducidos a un artículo a la venta en un mercado, es un signo aterrador de los tiempos», agregó Benedicto XVI.
Agencias EFE y AP

Eduardo Montoro
Autor: Eduardo Montoro

Mi nombre es Eduardo Montoro, soy del 68, estoy casado con Graciela y tengo un hijo, Juan Manuel.
Tengo un largo recorrido académico, definido por un amigo como el viaje de Frodo, no porque sea como Frodo, sino por las peripecias que tuve que pasar, algunas en Italia otras en Argentina. En ese viaje obtuve varios reconocimientos académicos:
• Licenciado en Psicologia, Universidad Católica de Cuyo.
• Master en Psicología de Counselling, Università Europea di Roma
• Profesor de Psicología, Universidad de Mendoza
• Licenciado en Filosofía Sistemática con orientación Lexicográfica, Pontificia Università Gregoriana
• Licenciado en Filosofía del Derecho, Universidad Católica de Cuyo
• Y cuatro años de Teología, no acreditados oficialmente en ninguna universidad, pero que equivalen a una licencia.
Actualmente resido en San Juan, Argentina y mi hobby es salir a andar en moto en duro por los cerros sanjuaninos.
Pero lo que más me apasiona es ver crecer a las personas, superarse, en las más difíciles e inimaginables circunstancias.

Tours in mendoza
X

¿Desde dónde
nos escribes?

Tours in mendoza USA
Reservar cita GolpeDigital