fbpx
loader image


Le agradezco a Pablo la traducción de uno de los dos artículos que les dejo al respecto. Les confieso que las posibilidades del homeschooling se me han vuelto cada vez más atractivas, inclusive a nivel de hacer posible la creación de asociaciones de ayuda entre padres que estén dispuestos a hacerlo y/o de asesoramiento y formación, sobre todo en mi provincia que no hay nada de nada. Obviamente que todo esto requiere muchísimo más estudio y, sobre todo, contacto con personas que de hecho lo estén llevando a cabo para poder juzgar en primera persona al respecto y poder tomar una decisión definitiva, pero todo comienza en algún lado y en algún punto… y esto podría ser el comienzo de algo interesante… al menos para mí…

Por Keith
Lo escucho todo el tiempo.  Lo primero que la gente me pregunta cuando les digo que mis hijos son educados en casa es, “Bueno y, ¿qué tanto tienen interacciones sociales?”  Existe claramente la percepción que los niños que son educados en casa no están bien ajustados en comparación con los niños que atienden a una escuela pública.  Francamente, cualquiera que sugiere que mis hijos son socialmente raros, o van a convertirse en retardados sociales, no los conoce y no me conocen a mí.  No hay ninguna duda en mi cabeza de que lo que estoy haciendo es lo correcto; en ambos ramos, educacional y social.  Hace unos días me puse a buscar información que comprueba que lo que yo digo es cierto.  Es bueno, para beneficio de este artículo, que existan estudios que refutan el argumento de la falta de socialización del estudiar en casa.
La Investigación
“Stought (1992), viendo particularmente a la socialización, he comparado 30 familias que educan en casa y 32 familias convencionales que atienden escuelas públicas; familias con niños de 7 a 14 años de edad.   De acuerdo con los resultados, los niños que son educados en casa obtuvieron las herramientas, el conocimiento, y las actitudes necesarias para funcionar en sociedad…al mismo nivel que sus contrapartes que atendieron a escuelas públicas.”  En investigador no encontró ninguna diferencia en el concept de si mismos en ninguno de los dos grupos de niños.  Stough mantiene que, “hasta ahora, el concepto de si mismo es un reflejo de la socialización, y parece que pocos de los niños educados en casa son socialmente desfavorecidos, y que existe suficiente evidencia que indica que algunos de los niños educados en casa tienen un nivel más alto del concepto de si mismos, que sus contrapartes que atendieron a escuelas convencionales.”  — Lee Stough, Universidad de Virginia del Oeste, M.S. Tésis
Pero espera, hay más.  El siguiente es un fragmento de un documento de reglas de educación del Instituto Fraiser y escrito por Patrick Basham, John Merrifield, y Claudia R. Hepburn.  Desafortunadamente no pude encontrar la disertación original de Larry Shyers (Doctor en Disertaciones de la Universidad de Florida).  Pero se encuentra una referencia en la bibliografía de este documento (aquí está el  link) para cualquiera que esté interesado en buscar la fuente.
“In 1992, el profesor Larry Shyers  hizo una valoración para ver si los niños educados en casa sufrían de retraso y desarrollo social.  El estudio observo niños jugando libremente y en actividades de interacciones en grupo.  Shyers encontró que los niños en escuelas públicas tenían problemas de comportamiento más significantes que los niños educados en casa.  Posiblemente esto se debió a que los modelos principales de comportamiento de los niños educados en casa son sus padres, mientras que los modelos de los niños en escuelas públicas son otros niños del mismo nivel y edad.  Syers concluye que no hay una diferencia significante entre niños que son educados en casa y los que son educados en escuelas públicas en términos del concepto de sí mismos o de afirmación personal.”  (Shyers 1992)

Investigaciones Contradictorias
Para ser completamente justo, también busque artículos que contradijeran esta evidencia.  Pero no pude encontrar ninguno.  Parece ser que, concepto general de que los niños que son educados en casa presentan problemas sociales  es completamente fabricado y mantenido por rumores nada más.  Honestamente yo no pude encontrar ningún artículo con pruebas científicas, solamente artículos con opiniones de lo que la gente cree.  No hay problema aceptando el hecho de que los niños educados en casa sacan mejores calificaciones cuando presentan los exámenes estandarizados SAT y ACT por ejemplo) que sus contraparte educados en escuelas públicas.  La gente, cuando se presenta ante el fracaso, algunas veces usa mentiras como último recurso.   Y no estoy afectando palabras.  La gente que sugiere que los niños que son educados en casa son inferiores debido a la falta de socialización lo hacen sin tener ninguna prueba.  Yo hasta tuve a un chamaco engreído de 16 años de edad tratando de decirme que yo era un mal padre porque educo a mis hijos en casa, y que yo les estoy preparando para fracasar en el futuro al hacerlo.  Primero, niños de 16 años por lo regular no tienen hijos.  De donde saco la idea este muchacho que podía enseñarme algo acerca de ser padre.  Por Dios, si el mismo todavía está siendo cuidado por sus propios padres.  Segundo, si el va a tener la seguridad de decirme esas cosas, será mejor que tenga evidencia que respalde sus opiniones.    Pero por supuesto, no tenía ninguna.  Su evidencia era que, “cada niño que he conocido que ha sido educado en casa ha sido diferente.”  Tal vez esto sea evidencia suficiente para un niño de 16 anos.  Yo adjudico su falta de respeto a un mal criamiento por parte de sus padres.  Si él mismo es su propia idea de socialización, entones estoy contento de que se haya molestado – cualquier cosas diferente a lo que él es tiene que ser mucho mejor.  ( yo me conectaría con su blog, pero no le quiero dar trafico).
El Mundo Real
El mundo real es todo lo que nos rodea.  Alicia en el Mundo de las Maravillas no era real.  Los niños educados en casa viven en el mundo real al igual que cualquier otra persona.  Yo escucho, algunas veces, la sugerencia de que los niños educados en casa no están viviendo en el mundo real.  Desde mi punto de vista, si están viviendo en el mundo real.  Mis experiencias no son similares a las de, por decir, un Mongol que creció en un grupo nómada y es cazador.  ¿Qué acaso no vivimos los dos en el mundo real?  “Pero,” tu puede decir, “El niño mongol no tiene que caber en nuestra sociedad.  Yo me imagino que él estaría completamente perdido en los Estados Unidos. “Y en ese punto, existen cerca de 1.5 millones de niños educados en casa en los Estados Unidos.  Hay gente que está siendo, y ha sido educada en casa en todas partes, niños y adultos, gente trabajando con nosotros y haciendo las mismas cosas que nosotros para divertirse.  Yo no veo letras H escarlata en la ropa de las  personas, ni escucho sirenas en sus cabezas indicando quienes son las personas que fueron educadas en casa.  Obviamente se han mezclado con el resto de la sociedad.  El argumento de vivir en el mundo real no pega.  Yo hasta le puedo dar la vuelta y puedo decir que los niños en escuelas públicas están en desventaja porque están confinados a las cuatro paredes de la institución protectora todo el día, por lo que no están bien preparados para enfrenar los retos una vez que sean soltados – muy parecido al prisionero que ha estado encarcelado por mucho tiempo y por fin es dejado salir al sol (checa la Redención de Shawshank – Shawshank Redemption).

Mis Actividades
He  mencionado antes, en otros artículos, los lugares que hemos visitado.  Nosotros no nos quedamos en casa tejiendo todo el día.  Vamos de  vacaciones a ver los Estados Unidos.  Nos pasamos los días normales yendo de compras o dando la vuelta en la ciudad interactuando con un montón de gentes diferentes (pues después de todo, vivimos en Boulder Colorado).  Mis hijos tienen clases de gimnasia en el centro comunitario, y también tienen clases de Judo en un estudio de artes marciales.  Van a nadar a la alberca pública durante el verano, y van a tomar lecciones de esquí una vez que empiece a caer la nieve.  Ayer fuimos al Museo del Niño, la semana pasada fuimos al acuario, y la próxima semana queremos ir al Parque Nacional de Yellowstone.  Si, no salimos lo suficiente, eso es.
Este artículo es un poco disperso.  No como otros de mis artículos, yo escribí este en respuesta a ser constantemente molestado y agobiado por gente que me hace perder el tiempo con sus acusaciones inadecuadas.  Preguntas inocentes están bien, pero cuando vienen llenas de asunciones, se me suben los vapores.  Nuestras actividades diarias y nuestras vidas son como las de los demás.  Mis hijos no son socialmente torpes.  Hasta eso, ellos son excepcionalmente amables cuando deben comportarse y afirmadores cuando la situación lo requiere.  L agente que nos conoce sabe que digo la verdad.  Es solamente la gente que no me conoce quienes parecen tener problemas con lo que hago.  Eso es contundente.
Traducido Por Pablo
Primera parte del artículo del Washington Times.
EDUCACIÓN EN EL HOGAR: LA SOCIALIZACIÓN NO ES UN PROBLEMA (I).
Una de las críticas más reiteradas a la escolarización en el hogar (en adelante: EH) es la acusación de que los educandos no serán capaces de participar plenamente en la sociedad, porque carecerán de “socialización”. Es desafío toca al núcleo de la EH, porque si un niño no está debidamente socializado, ¿cómo podrá contribuir a la sociedad?
Desde el resurgimiento del movimiento a favor de la EH, a finales de la década de 1970, los críticos han logrado perpetuar dos mitos. El primero, se refiere a la capacidad de los padres para enseñar adecuadamente a sus propios hijos en el hogar; el segundo, sembrar dudas de que los niños educados en el hogar logren ajustarse normalmente a la vida en sociedad.
Demostrar el éxito académico es relativamente sencillo. En la actualidad, se acepta que el los niños EH, en promedio, obtienen mejores resultados que sus pares de la escuela pública. El estudio más reciente, “Homeschool Progress Report 2009”, realizado por Brian Ray del “National Home Education Research Institute”, evaluó a más de 11.000 estudiantes EH. Se demostró que el educando promedio alcanzó 37 puntos porcentuales más, en exámenes de rendimiento estandarizados, que los alumnos de las escuelas públicas.
El segundo mito, sin embargo, es más difícil de tratar porque los niños que fueron educados en sus hogares, en cantidades importantes, en las décadas de 1980 y de 1990, recién en la actualidad tienen edad suficiente y están en condiciones de demostrar su éxito como personas maduras.
Las familias que optaron por la EH sabían que las críticas sobre la falta de socialización adecuada eran infundadas, porque tenían la experiencia de sus propios hogares. En parte, para abordar esta cuestión, en una investigación, la “Home School Legal Defense Asociation” encargó un estudio en 2003, titulado “Homeschooling Grows Up”, realizado por el Sr. Ray, para indagar cómo los niños EH llegaron a la edad adulta. El resultado fue una buena noticia para la EH. En todos los ámbitos de la vida, como la obtención de empleo, la satisfacción con la EH, la participación en actividades comunitarias, el voto, etc., los adultos EH resultaron más activos y comprometidos en la vida social, que sus pares de las escuelas públicas.
Hasta hace poco, “Homeschooling Grows Up”, era el único estudio que sobre la socialización de los adultos educados en el hogar. Ahora tenemos un nuevo estudio longitudinal titulado: “Fifteen Years Later: Home-Educated Canadian Adults” del “Canadian Centre for Home Education”. Este estudio relevó a los estudiantes educados en el hogar cuyos padres participaron en un amplio estudio sobre la EH en 1994. El estudio comparó a niños educados en casa, que ahora son adultos, con sus compañeros. Los resultados son asombrosos.
En comparación con la media de canadienses de entre 15 a 34 años de edad, los adultos EH eran socialmente más comprometidos (69 por ciento participó en actividades organizadas, al menos una vez por semana; lo que contrasta con el 48 por ciento del resto de la población). El ingreso promedio para adulto EH también es mayor; pero lo más significativo es que, mientras que 11 por ciento de los canadienses de edades de 15 a 34 dependen del Estado de bienestar, mientras que en ningún caso los adultos EH dependen del Estado como fuente principal de sus ingresos. Además, los adultos EH se mostraron más felices: 67,3 por ciento se describieron a sí mismos como muy felices; en contraste con el 43,8 por ciento del resto de la población. Casi todos los EH -el 96 por ciento- afirmó que la EH los había preparado adecuadamente para la vida adulta.
El nuevo estudio canadiense debería llevar a muchos críticos de la EH a reconsiderar su posición sobre el tema de la socialización. No sólo los educados en casa participan activamente en la sociedad, sino que también tienen éxito en todos los ámbitos de la vida. Muchos críticos creyeron, y algunos padres temían, que los alumnos de la EH no fueran capaces de competir en el mercado de trabajo. Pero el nuevo estudio muestra que se encuentran en una amplia variedad de profesiones. La EH no les ha cerrado las puertas en la elección de una carrera.
Los resultados son un gran estímulo para todas las familias que optan por la EH, y para los padres que están considerando esa la posibilidad. Si los educados en casa han sido típicamente identificados como de alto rendimiento académico, ahora también puede señalárselos como ejemplos de más plena socialización.
Tanto “Homeschooling Grows Up” como “Fifteen Years Later” demuestran ampliamente que los graduados de la EH son ciudadanos activos, comprometidos y productivos. Las familias que practican la EH son la vanguardia educativa en Canadá y los EE UU, y este nuevo estudio demuestra claramente que los padres que optaron por la EH están en el camino correcto.

Eduardo Montoro
Autor: Eduardo Montoro

Mi nombre es Eduardo Montoro, soy del 68, estoy casado con Graciela y tengo un hijo, Juan Manuel.
Tengo un largo recorrido académico, definido por un amigo como el viaje de Frodo, no porque sea como Frodo, sino por las peripecias que tuve que pasar, algunas en Italia otras en Argentina. En ese viaje obtuve varios reconocimientos académicos:
• Licenciado en Psicologia, Universidad Católica de Cuyo.
• Master en Psicología de Counselling, Università Europea di Roma
• Profesor de Psicología, Universidad de Mendoza
• Licenciado en Filosofía Sistemática con orientación Lexicográfica, Pontificia Università Gregoriana
• Licenciado en Filosofía del Derecho, Universidad Católica de Cuyo
• Y cuatro años de Teología, no acreditados oficialmente en ninguna universidad, pero que equivalen a una licencia.
Actualmente resido en San Juan, Argentina y mi hobby es salir a andar en moto en duro por los cerros sanjuaninos.
Pero lo que más me apasiona es ver crecer a las personas, superarse, en las más difíciles e inimaginables circunstancias.

Tours in mendoza
X

¿Desde dónde
nos escribes?

Tours in mendoza USA
Reservar cita GolpeDigital